Páginas vistas en total

lunes, 28 de marzo de 2011


A veces deseariamos que el tiempo se detuviese. La vida a veces hace cosas que no entendemos. El destino guarda momentos insospechados. Vivimos con el miedo de que cuando nos vayamos la gente nos olvide. Finalmente, la muerte es la meta de todos.
Algunos se van antes. Otros después. Para los que nos quedamos se hace insufrible el aprender a vivir sin las personas a las que amamos. No entendemos el por qué. Algo tan grande no puede caber en un ataud. El mundo se para para ti, pero no deja de girar. Querrías pedir un minuto de descanso. Querrías despertarte y que nada hubiese pasado. Que siguiese ahí como siempre, donde tu siempre deseaste que estuviese. Nunca te planteaste la opción de vivir sin él y la vida te obliga a hacerlo en marchas forzosas.
Dicen que nadie muere hasta que deja de ser recordado. Ójala fuese tan fácil. Dicen que nuestros seres queridos nos vigilan y nos cuidan desde el cielo. Ójala pudiese creerlo. Es tan, tan díficil vivir sin tu sonrisa, sin tus manos, sin tus ojos.
Hace años que no soy capaz de nombrar tu nombre en voz alta. Duele. A veces me escapo a verte. Me gusta ir cuando llueve, cuando sé que no me voy a encontrar con la típica señora mayor que me va a decir que todo lo que vive muere. Señora, sé que no lo hace con mala intención, pero tengo muy claro que eso. Sé que el destino de todos es la muerte. Sé que él lo está. Por eso es por lo que lloro. Porque le necesito y no está. Porque las cosas no van bien y el con una sola sonrisa solía hacerme entender. Y ahora lo único que puedo hacer para estar cerca de él es sentarme en este bordillo a mirar su lápida. No se lo tome a mal, pero quiero estar sola. Y gracias por el pañuelo. Y entonces sí, puedo contarte. Las cosas no estan bien. Te hecho de menos cada día más, te necesito tanto... En casa todo esta peor. Mi vida no es lo que esperaba. Desde que tu te fuiste no ha ido nada a derechas. Lo dejé con ese chico que tanto te gustaba para mi. Con el que iba a verte al hospital. Con el que tu pensabas que pasaria todo mi vida. Con el que tu decias que sabías que me cuidaría. Fué culpa mía. Estaba tan cegada por todo. Todo me superó. Fueron un cúmulo de cosas. No, no es una excusa, lo sé. No lo valoré como tendría que haberlo hecho y ahora pago las consecuencias. Ahora está lejos de mi. Tiene a otra chica, una que dice que le hace feliz. Espero que así sea. Cuídalo tú. Cuídalo tú por mi. Desde ahí arriba muéstrale el camino. Dile que lo siento y que le quiero.
¿Por qué no estás ahora aquí? Sí, si que estás, pero no como yo quisiese. Necesito uno de esos abrazos, de los que me dabas cuando era pequeña. Déjame que me siente en tus rodillas y vamos a pintar. Llévame en el asiento de adelante en el coche o vamosa recoger olivas. Vamosa discutir por el canal que vamos a poner. Déjame que te ayude a sentarte en la silla y te llevo a dar un paseo. No, no hace un buen dia hoy. Hazme una broma y... Déjame enfadarme. Cuéntame todas esas historias que siempre repetias, quiero oirlas una vez más. Todavía me acuerdo del día en que te ví por primera vez después de esa horrible operación. No pude evitar ponerme a llorar, y tú, tú sacaste fuerzas de dónde no las tenías para sonreirnos y saludarnos con la poca movilidad que te quedaba. Dame un poco de tu fuerza ahora que la necesito. Enséñame a ser fuerte, a mirar siempre hacia adelante, a sacar una sonrisa hasta en los peores momentos para hacer felices a los de mi alrededor.
Te llevaste tanto contigo. Tanto... Te debo tanto... Te necesito. Necesito que me digas que yo soy diferente. Que yo soy la alegre, la cariñosa, la risueña, la soñadora, la que está un poco más loca, la que es sentimental, la que vive todo intensamente. Dime que no me deje cambiar. Que por muy mal que estén las cosas siempre hay alguien que está peor. Recuérdame que tengo que aprovechar lo que tengo porque nada en esta vida es para siempre.
Permíteme decirte que no, hay cosas que son para siempre. Mi amor por ti es para siempre. No importa dónde estés. Te quiero y te querré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Diferentes caminos.