Páginas vistas en total

viernes, 25 de febrero de 2011

Bye my little lovers.


Estas son nuestras últimas fiestas aquí. Aún recuerdo ese primer día en el que todos sentimos esa inexplicable fuerza que nos hacía acércarnos como imanes y juntarnos en pequeños grupos. La primera impresión, todo era grande, muy grande. Una mezcla de miedo e ilusiones se fusionaban en nuestro interior. Estábamos asustados y nos creíamos más mayores de lo que realmente éramos. Nada nos hacía sospechar todas las batallas que tendríamos que llevar a cabo en los seis años posteriores. Primero pasó con normalidad. Segundo se resumió en los días en los que nos faltaban las manos para llevar todos los materiales para hacer frente a las asignaturas diarias. Nos faltaban horas para meternos a la cama a las once habiendo terminado el proyecto de tecnología y los trabajos ''voluntarios'' de plástica que siempre acababan acercándose más a los veinte que a los diez por las numerosas charlas en clase. En tercero y cuarto se dieron los primeros amores, alguno más doloroso que otro. Y así, poco a poco nos fuimos acercando a bachiller. Cada vez esas escaleras estaban más y más cerca y ahí sí, estaban los que siempre habíamos reconocido como los mayores. Los que se enfrentaban a la temida selectividad y daban el gran salto a la universidad. Ahora estamos aquí. Tenemos los días contados. Pronto tendremos que abandonar este colegio con todas las personas que lo forman. Profesores que han creído que para enseñarnos el horario lectivo no era suficiente. Compañeros que nos habríamos perdido de no ser por haber estado en el momento justo y en el lugar indicado.
Realmente lo único que puedo decir de estos últimos años son buenas palabras y llenas de gratitud. Ha sido un verdadero placer conoceros a todos y aunque los conocimientos sobre historia, matemáticas o lengua probablemente se me olvide en todas esas noches de fiesta os puedo asegurar que lo que nunca podré será olvidaros a vosotros. Desearos lo mejor, que cada uno siga su camino hacia su propia felicidad y que quizá dentro de algunos años podamos compartir recuerdos de nuevo. Deseo por ello.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Into the sky.



La noche luce cadenas de plata. Entre la bruma de la niebla aprece el final de algo. El mar se extiende a lo lejos, azotando con fuerza la costa. Algunas gotas saladas consiguen atravesar la tierra y llegar hasta mi presente. Lágrimas de recuerdos pasados acuden a mis ojos. Del mismo modo que hinundan y se derraman. Alzando la vista de nuevo descubro que la vida sólo tiene una forma de vivirse y esa es hacia adelante. Miro el mar por última vez y continuo mi camino hacia el futuro.

lunes, 14 de febrero de 2011

Rape me.


San Valentín. ¿A alguien le importa que día es hoy? ¿Quién necesita que sea el día del amor, de los enamorados para decir te quiero? Son baratos. Los besos. Las miradas de complicidad. El amor que se desprende de las sonrisas. Son muy baratos. Más que todas esas colonias y todas las rosas y los bombones que más de uno seguro que ha comprado. A veces las cosas que de verdad importan son las que olvidamos. No necesitas una excusa para decirle a la persona a la que más amas en esta vida que la amas, de regalarle una maravillosa novela e invirarla a cenar. ¿Qué celebraís? Que os amaís. Que todos los días son maravillosos porque él existe.

sábado, 5 de febrero de 2011


Estoy cansada de este juego. Me canso de ser yo la única que cree que podriamos tener otra oportunidad. Tu vas ganando, tu ya tienes a alguien. Ahora es a mí a la que le toca tratar de hacerte creer. No puedo más, esto es ni contigo, ni sin ti. A ti solo te gusta que te quiera, y yo te quiero. ¡Qué divertido es verme arrastrandome por el suelo por ti! Mientras tanto el juego sigue. Tu lanzas cuchillos contra mi y yo solo soy capaz de quererte cada día más.