Páginas vistas en total

jueves, 28 de octubre de 2010


Levantó mi barbilla y rozó mis labios. No llego ni a un beso, acarició mi boca con la suya.
Me sorprendí a mi misma diciendo:
- Te amo.
Él sonrió y con un dedo me tapó la boca.
- Lo sé. Tus ojos me lo dicen. Siempre he entendido mejor tus ojos que tus palabras. Mírame, alza la mirada, regalame una sonrisa.
- Cada vez que alce la mirada será para buscarte. Todos mis ronrisas seran para ti. Todos mis besos llevaran tu nombre. Te regalaré más amor del que nunca hayas tenido. Dejaré que me partas el corazón y luego me lo cures. Permitiré que me hagas llorar mas que nadie. Te odiare, pero todo ese odio será proporcional al amor que te tenga. Desearé que mi vida sea más fácil, pero no la cambiaré por ninguna. Te entregaré todos mis pensamientos. Te amaré todas las noches. Te desearé todos los días. No sé si estarás preparado, no sé si querrás, pero te doy mi corazón. Te regalo mi vida.