Páginas vistas en total

jueves, 22 de septiembre de 2011


¡Bienvenida a la Gran Ciudad! Aquí vas a encontrar todo lo que deseas y todo lo que siempre has odiado. Hay sitio para todo y para todos.
Bienvenida a la indiferencia con mayúsculas. Nadie te conoce y a nadie le importas. Da igual de dónde vengas y a dónde vayas. Tu pasado aquí no existe, sólo estás tú y lo que quieras ser en un futuro o mejor, lo que seas capaz de ser y el paso que te abras.
Nadie sabe cómo has sido ni cómo eres asique prepárate para empezar de cero. Para volver a construir tus amistades y tu nueva vida, tu nueva yo.
Empezarás desde abajo porque aquí nadie se va a parar a echarte una mano. Y tendrás que ir subiendo por tus propios medios.
Nadie ha dicho que sea fácil pero es lo que tú has elegido.
Asique mantén la calma y continúa.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Mamá.

Feliz cumpleaños, estás más guapa que nunca. Este año este es mi regalo, nada material. Te quiero, sé que no acostumbro a decirlo a menudo, pero te quiero muchísimo. Déjame que te dé las gracias por todas y cada una de las cosas que has hecho por mi. Sé que todas las madres hacen maravillas por sus hijos, pero tú, especialmente tú has hecho más esfuerzos que ninguna. Dejaste tu vida para dedicarte a la nuestra.
Gracias por poner nuestra felicidad siempre por delante tuya y por los innumerables sacrificios. Eres la mejor madre y persona que podría tener a mi lado. Dicen que eres sentimental y frágil, pero no es cierto, tienes más fortaleza que cualquiera de las personas a las que conozco. Ójala que alguna vez pueda parecerme a ti.
En este año que empiezas te deseo toda la felicidad que últimamente no has tenido. Te pido que dejes de dejar tu propio bien como segunda opción. Tú eres primera. Ya vale de sacrificar cosas por nosotros. Quiero verte feliz, no quiero volver a verte llorar. ¿No lo entiendes? No podemos ser felices sin verte feliz a ti. Actúa por ti mamá. Toma decisiones, pero deja de sufrir. Aléjate de lo que te hace daño. Yo te voy a seguir queriendo igual.
Gracias por ser como eres mamá. Gracias por lo que me has enseñado a ser.

lunes, 12 de septiembre de 2011

¿Qué es lo que las mujeres quieren?


Es la pregunta que lleva miles de años dando dolor de cabeza a los hombres.
Dicen que quieren ser independientes, tener un trabajo y estudian para ello. Probablemnte quieran viajar y no pisar suelo firme. Esa es su cabeza de día, sin embargo, cuando se hace de noche, cambian. Desean que haya un hombre esperando por ellas, que les reciba con un beso y les pregunte cómo les ha ido el día. Que tenga preparada la cena y les deje darse una ducha antes de ponerse frente a la mesa. Acurrucarse en el sofá e irse a dormir sintiéndose protegidas y amadas.
¿Existe alguna clase de punto intermedio entre esas dos mujeres?
Ójala que si, porque yo necesito encontrarlo.

domingo, 11 de septiembre de 2011

viernes, 9 de septiembre de 2011


Para ser sinceros nunca estamos preparados para los nuevos comienzos. Fantaseamos con lo que haremos, lo que no haremos y lo maravilloso que será. Nos gusta verlo desde la lejanía, algo que sabemos que llegará, que tendremos que afrontar pero que en el fondo nos da pánico y cuanto más tarde en llegar, mejor.
¿Por qué ese miedo a los cambios? Nos acomodamos en la rutina, en los lugares y con las gentes. Nos quejaremos tropecientas mil veces de todas las cosas que no nos gustan pero no somos capaces de cambiarlas. Resulta más fácil ver las cosas pasar.
Y cuando por fin tenemos que cambiar nos entra el miedo y buscamos el lugar más cercano y el ambiente más parecido al anterior.
Tienes que dejar de oirte a ti misma. Dejar de oir tus miedos, a tu cabeza y tirar para adelante con lo que sueñas.